Uno y trino: El Agorante Aberrante

By Jorge de la Herrán y Crespo

En tiempos de crisis lo mejor es recortar en comunicación

| 1 Comment

El titular puede sorprender pero no es, ni más ni menos, que la expresión que día a día veo que se afianza en la calle y creo que puede ser un buen motivo para trasladar mi reflexión personal sobre estos tiempos que nos toca vivir. Precisamente, hace unos días una persona con profundas necesidades en comunicación también me hacía un comentario al hilo “-como comprenderás en estos momentos que vivimos la comunicación no es prioritaria-“.

Aquí empiezan mis primeras dudas. ¿Cual es el objetivo? Salir de esta complicada situación o apretar los dientes sin movernos y aguantar a ver si esto pasa y no me roza. Porque, si queremos salir de esta situación lo más rápido y lo más fortalecido posible, aquí, puedo dejar algunas pautas de actuación. Pero, si lo queremos es hacer la del avestruz y esperar a ver si sale el sol, mejor ni seguir leyendo. Tampoco penséis que yo os voy a aconsejar poner todos los huevos en la cesta de la comunicación y contaros el clásico rollo de que esto es una inversión no un gasto… Eso de morir con las botas puestas no es mi mensaje porque como os he dicho estamos aquí para racionalizar y crecer o, si es el caso y no se puedo crecer, también invertir de forma racional para el “virgencita, virgencita que, “al menos”, me quede como estoy”.

Si tomamos como ejemplo la Administración Pública las necesidades crecen. No podemos permitirnos el lujo de crear utilidades, aplicaciones, proyectos, subvenciones, actividades… y que la ciudadanía no se entere. Y todo por no apostar por la comunicación o creer que con una rueda de prensa y una buena foto ya es suficiente. Estamos viendo grandes avances en administración electrónica, mejoras en procesos y en gestiones que pueden hacernos ahorrar mucho dinero y tiempo si sabemos invertir de forma coherente en comunicación, si sabemos invertir en formación-información-difusión para las personas usuarias o beneficiarias de dichos avances. Dicen los grandes expertos que se debe invertir en comunicación 10 veces el coste del desarrollo de una herramienta. Además, la ciudadanía sigue demandando transparencia en la gestión y participación y eso difícilmente se puede hacer sin una buena estrategia de comunicación.

Al hilo de todo esto que estamos viviendo me gustaría dejar aquí unas cuantas claves en las que trabajamos en Agoranet y que, en mi opinión, pueden ayudar para estos complejos tiempos:

La primera gran clave es trabajar la comunicación en la fase -1 de un proyecto. Involucrar a tu empresa de comunicación desde el inicio para el desarrollo de una buena estrategia de comunicación asociada a la realidad del proyecto, a sus puntos fuertes y sus debilidades te permitirá que asumiendo su coste puedas ahorrar en horas de gasto posterior pero, sobre todo, vamos a ganar juntos en la eficacia de las acciones que se diseñen para su difusión futura. Así que, invertir en pensar antes que en actuar.

Estrategia timón en mano. Definir bien el plazo para el retorno de resultados. No todo puede ser a corto plazo pero si trabajamos a medio-largo debemos definir puntos de análisis en el camino para acción-reacción en función de los resultados. Medir, como siempre, es imprescindible y en estos momentos más. Hay que definir muy buenos indicadores para que el análisis aporte información para mover el timón en momentos puntuales y mejoremos resultados minimizando riesgo.

Más con menos. Cuantas veces hemos escuchado esto, casi ya un topicazo, pero sinceramente creo que ahora es posible y necesario. No podemos trabajar en estrategias de marketing tradicionales. Debemos ser muy creativos y saber aprovechar bien las olas y, no comparto eso que también escucho, de que ahora hay que hacerlo todo en la red porque la publicidad en la red es la más barata. Cada proyecto, cada producto tiene su público objetivo y su estrategia. A veces la red no sirve para nada y otras puede ser el núcleo de toda la estrategia de comunicación. A veces es más rentable mover un vídeo en la red que colocarlo en la mejor franja de TV pero en otras ocasiones puede ser todo lo contrario.

Centrar bien el foco. A menudo escucho eso de que el público objetivo es la ciudadanía en general: la persona común. Si sólo tenemos una linterna (por presupuesto) y queremos actuar sobre toda la ciudadanía difícilmente les conseguiremos iluminar con nuestra linterna. Para iluminar a toda a la ciudadanía debemos trabajar con varias linternas pero si sólo tenemos una lo mejor es centrarla en un segmento de población e intentar, con estrategia, que las personas cercanas a este segmento se contagien con la campaña.

Confianza e implicación. Eso lo intentamos vender todas las personas que trabajamos en comunicación pero yo lo imagino al revés. Tiene que haber confianza e implicación vuestra (de la empresa que contrata) con las personas de comunicación con las que trabajas. En comunicación para que el trabajo sea emocional y brillante tenemos que sentir a nuestro cliente cerca de nosotros. En este momento en el que los presupuestos no son el mayor aliciente tenemos que conseguir crear un clima de confianza que produzca resultados más creativos y emocionales que nunca.

Así que, ya sabes, en tiempos de crisis lo mejor es no recortar en visión e ilusión, y entonces, aquí nos encontrarás, con más creatividad y ganas de compartir ilusión que nunca para recorrer juntos esta aventura.

Author: El Agorante Aberrante

Jorge de la Herrán y Crespo Diez Monzón Viaña Pineda Lucio Martín

One Comment

  1. Pingback: Creativos en acción-reacción | Uno y trino: El Agorante Aberrante

Deja un comentario

Required fields are marked *.