Uno y trino: El Agorante Aberrante

By Jorge de la Herrán y Crespo

Una noche en el «furgol»

| 2 Comments

Ayer estuve en San Mamés. Creo que la última vez que estuve por ahí fue cuando tenía 14 años así que todo me pareció un mundo nuevo y desconocido. Para ponernos en antecedentes a mi el fútbol la verdad es que me gusta más bien nada. Como suelo decir: No me gusta el fútbol porque me gusta mucho el deporte.

Aquí dejo una crónica de lo acontecido, tanto en el campo de la publicidad como en el de la apreciación personal.

La verdad que acudí a la llamada, por supuesto, invitado y mi primera impresión fue bastante nefasta. El San Mamés la verdad es que como construcción tiene una pinta lamentable. Todo esta muy, muy viejo. Igual ahora entiendo esa obsesión por el campo nuevo a pesar de los resultados. Los marcadores son nefastos, unas pantallas que tendrán 25 años porque la tecnología que usan está muy caduca. Y que decir de la publicidad que contiene: cutre, cutre. Publicidad durante todo el partido (creo que yo era el único que se daba cuenta del tema) y hasta el clásico mensaje » Espacio sin publicidad llame al xxx xxx xxx si desea anunciarse». El teléfono era un móvil. Ufff, cutre, cutre. Y la publididad de los luminosos del campo, uff, parecía que estaba borracho el que los instaló porque ninguno encajaba con el anterior.

Todo me parecía trasnochado, es como hacer un flashback en tu vida. Y sin nada del glamour que parece que rodea a las stars del fútbol.

Y la animación, floja, floja. 20 personas en una de las esquinas llevaban las únicas voces cantantes. Me imagino que en un partido más importante habrá más emoción, tensión, pasión. Eso sí, el gol acojona cuando todos gritan de forma simultánea.

Algo que me pareció vergonzoso es la gente que corre al corner para insultar de forma personal a el que le toca chutar la bola del equipo contrario. Sinceramente me pareció una borregada tan grave como cuando alguien tira objetos.

Y después también un cero a los que usan el tema para sus arengas políticas. Eso sí, todos muy bien organizados con sus carteles estratégicamente situados detrás de la portería. Todo un montaje escénico.

El punto algido de la cutrería publicitaria llegó en el descanso. Un enorme balón supersucio con publicidad del grupo IFA salió al campo empujado por unos chavales. ¿Y? Nada, salieron con el balón y se marcharon. A ver si aprenden un poco del basket, creo que se pude hacer un poco de show para tener al personal entretenido. Cutre, cutre.

Al final 2-0 y todos contentos a casa. Si entender del tema, me dió la impresión que de fútbol poco.

Me da que este va a ser otro de esos post aberrantes para hacer amig@s.

2 Comments

  1. por partes,
    1- san mames es viejo y por eso nos gusta. tiene encanto. para ver un edificio guapo al guggenheim y a san mames para ver al athletic, que no futbol
    2- coincido contigo en que si te gusta el deporte es normal que no te guste el fútbol
    3- el rollo político contigo al 100%
    4- lo de los insultos en el corner es lamentable
    salu2!

  2. Salu2 Jauregibeitia, me has convencido en el punto 1. De todas formas yo siempre he pensado que tiene encanto pero por fuera.

Deja un comentario

Required fields are marked *.


Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.